• Español (spanish formal Internacional)
  • Deutsch (DE-CH-AT)
home Adopcion Finales felices

Final feliz de Punko (23-07-07)

Punko

Yo quería adoptar un perro pero no pretendía hacer de él un perro de asistencia (perros que ayudan a usuarios de sillas de ruedas). Fuimos dos sábados a ANAA y los dos días vimos a Punko, pero el primer sábado no lo adopté porque su tamaño iba a ser considerable (es un cruce de Mastín y Galgo) y yo vivo en un piso.... pero tengo que decir que nos enamoramos los dos nada más vernos (él se tiro a mi silla como si fuera su mami).

En principio iba buscando un perro adulto (de un año o así) que aceptase la silla de ruedas (en definitiva, buscaba un perro que me adoptase a mi, no yo a él) pero todos los perros adultos me ladraban o no se sentían seguros. A Punko le vi antes de que le metieran en la jaula y vino corriendo a mi como si me conociera de toda la vida (eso le dió muchos puntos :-P) pero cuando me dijeron que iba a ser muy grande (no solo grande, si no MUY grande) me lo pensé y preferí seguir buscando....me dieron información sobre otras protectoras para preguntar, pero al siguiente sábado volví a ANAA con la decisión de adoptar un cachorro que se acostumbrara a mi silla desde el principio... supuse que Punko no estaría allí (ya tenía 4 meses y siendo tan cariñoso no podía seguir sin ser adoptado!) pregunté por él y estaba!!.... no quise ver más cachorros! decidí que Punko, a pesar de su gran tamaño cuando crezca del todo, debía vivir conmigo fuera como fuera... fuimos a buscarlo y vino corriendo a mi como diciéndome "cuánto has tardado, jo!"... esa noche, durmió debajo de mi silla de ruedas y estaba pendiente de mi cada segundo! desde ese día (06/05/06), no tengo palabras para describir la relación entre Punko y yo, va más allá de una relación animal-persona, es increíble... con mirarle sé lo que quiere y él sabe cómo me siento en cada momento... hace poco me atraganté y se puso como loco a ladrar para avisar (cuando nadie le enseñó eso).

Aprovechando este lazo tan fuerte entre los dos, empecé a enseñarle lo típico de sentarse, tumbarse, dar la patita y todo eso.... empezamos como un juego y en dos días aprendió todo!... luego le enseñé el cobro de cosas y fue cuando me dije que Punko realmente podría ser un excelente perro de asistencia porque tiene madera para ello (sin ser el típico perro de raza que usan para estos casos (labradores y golden retrievers)). Me puse en contacto con AEPA (Asociación Española de Perros de Asistencia), les conté mi caso y les pareció perfecto un asesoramiento para ayudarme, casi no ha sido necesario nada porque Punko es un perro inteligente que me lee el pensamiento y sabe lo que quiero que haga. Hasta el año no puede considerarse como tal (perro de asistencia) porque se supone que es a partir del año cuando se les prepara a fondo, pero Punko con apenas 5 meses ya consiguió abrir cajones, dar la luz, tirar de la silla, recoger cosas del suelo y dármelas en la mano, cerrar puertas y muchas cosas más que hacen que adore a este perro.

Ahora va camino de los 9 meses... sigo reforzando lo aprendido, pero le dejo libertad para jugar y disfrutar de su adolescencia... es un perro increíble, todo lo que tiene de grande lo tiene de bueno... Punko no es un héroe de película, pero para mi es el mejor perro del mundo! Ya no sólo por la ayuda que me aporta sino porque me ayuda a la integración social en el barrio... es curioso, pero desde que tengo a Punko... en mi barrio ya no me conocen como "la chica que va en silla de ruedas", sino como "la chica del perro bueno"... no es solo un cambio de palabras, es un cambio de actitud de las personas porque dejan de ver mi discapacidad (la silla de ruedas) para centrarse en la capacidad del perro... en fin! que por muchas palabras que escriba no podría explicar lo que siento al tener la suerte de compartir mi vida con Punko.

Nuestra historia es otro final feliz de perros adoptados... hay miles de perros que son abandonados, afortunadamente somos muchos los adoptantes que les queremos dar una segunda oportunidad! Por otro lado y por desgracia, no todos tienen la misma suerte que Punko y hay muchos animales maltratados por manos de gente sin corazón (ni cerebro). La ley debe penalizar a esa gente y estamos luchando por ello... pero aún nos queda mucho por conseguir!

© Copyright 2009 ANAA. Todos los contenidos e imágenes de este site son propiedad de ANAA, para cualquier solicitud de material o contenidos escribe a web@anaaweb.org