• Español (spanish formal Internacional)
  • Deutsch (DE-CH-AT)
home Actualidad Historias para no dormir

Historias para no dormir

No sólo ahorcan a los galgos

21-05-09

No sólo ahorcan a los galgos

Os vamos a contar la historia de un perro, llamémosle, Teck, feliz con su dueño, paseando junto a él, moviéndole el rabito para saludarle y demostrándole todo su cariño. Pero sin embargo ese cariño no debía ser correspondido, puesto que Teck, un día salió de paseo con su querido amo, y ya nunca volvió a casa. Teck, como tantos otros perros anónimos, cada cual con su historia, fue no sólo abandonado, si no víctima de la crueldad y sangre fría que puede llegar a tener el hombre respecto a los seres vivos que considera inferiores a él. Le colocó una cuerda a modo de collar, atándole al tronco de una encina en una finca privada por donde no suele pasear nadie. Apenas gastó un par de metros de cuerda. Y Teck, vió como su querido amo se marchaba dejándole allí solo, sin comida, sin agua... Quiso escapar, volver a su hogar y en ese afán desesperado por soltarse, se asfixió con la cuerda y murió sin entender por qué su dueño se marchaba sin él a casa... Nos gustaría decir que la agonía de Teck fue corta, pero lo dudamos, probablemente tardó muchos días en encontrarse con su terrible final, mientras moría de inanición y luchaba por soltarse de la cuerda, hasta que se descoyuntó... Un final humillante, para un ser que nos regala su vida de forma altruista, sin condiciones, y que una vez más vemos cómo su dueño corresponde esa generosidad abandonándolo, no a su suerte, sino condenándolo a una muerte segura. Y como otros muchos, Teck, no tenia chip, por lo que jamás, nadie, pagará por este asesinato.
ver fotos

© Copyright 2009 ANAA. Todos los contenidos e imágenes de este site son propiedad de ANAA, para cualquier solicitud de material o contenidos escribe a web@anaaweb.org