• Español (spanish formal Internacional)
  • Deutsch (DE-CH-AT)
home Actualidad Noticias ANAA Noticias 2014 Proyecto Perro Amarillo: Algunos perros necesitan espacio

Proyecto Perro Amarillo: Algunos perros necesitan espacio


el lazo amarillo

Algunos perros necesitan espacio

Hoy os vamos a contar una iniciativa que lleva algún tiempo puesta en marcha y que se conoce con el nombre de The Yellow Dog Project, o  El Proyecto Perro Amarillo. Consiste en poner un lazo amarillo en nuestro perro para indicar a los demás que no debemos invadir su espacio, y con ello tratar de evitar situaciones que puedan ser desagradables o incomodas.

Este lazo indica que el perro no puede estar demasiado cerca de otros perros, niños, adultos…

Existen muchas razones por las que un perro puede necesitar espacio. Por ejemplo, puede que tenga problemas de salud (podría estar recien operado), puede ser un perro en formación,  o ser un perro recien adoptado que se está adaptando a su nueva vida. Para muchos de estos perro el simple hecho de salir a la calle puede significar un gran "trabajo" de adaptación. Casi todos han sufrido el abandono y experiencias negativas y necesitan volver a confiar en el ser humano. Puede que no sea muy sociable o sea asustadizo... para estos perros el sacarlos a pasear puede ser muy, muy, estresante porque se pueden acercar personas u otros perros y se sentirán inseguros y aterrorizados.

También es posible que haya tenido una mala experiencia con otro perro, o simplemente no tiene ese carácter amistoso que tienen otros perros, en el que están dispuestos siempre a saludar y jugar con todo el mundo.

En definitiva, un lazo amarillo en la correa de un perro significa que necesita un poco de espacio. Que le respetemos, NO que le tengamos miedo. Todos, incluso lo niños, debemos aprender que, si hay un lazo amarillo, no debemos acercarnos al perro.

Si estás paseando a tu perro y te encuentras a otro con algo amarillo en la correa, estarás ante un perro que necesita espacio, asi que si por la otra acera no hay mucha gente, ese perro se cambiará y tu no dejarás a tu perro que se acerque a él, en el caso de que la acera contraría estuviese más llena de gente o perros, seremos nosotros los que nos cambiemos de acera. Si vamos paseando sin perro no es necesario que nos cambiemos de acera solo tendremos que ignorar al perro y no hacer ninguna intención de tocarlo.

Con este proyecto se pretende ayudar a los perros que precisan de su espacio a que se recuperen lo antes posible y que la convivencia entre todos sea mejor.

© Copyright 2009 ANAA. Todos los contenidos e imágenes de este site son propiedad de ANAA, para cualquier solicitud de material o contenidos escribe a web@anaaweb.org