• Español (spanish formal Internacional)
  • Deutsch (DE-CH-AT)
home Actualidad Noticias ANAA Noticias 2015 Acostumbrase a los ladridos. Por Luis Recio

Acostumbrase a los ladridos. Por Luis Recio

Ya ves tu... que no encuentro mejor momento que estas horas de la noche, y tras volver de ANAA, para ponerme a escribir este email que llevo tiempo queriendo mandar. Quizá por que estos sábados al volver a casa tengo la cabeza mas amueblada que nunca, las cosas mas claras, y todo cobra sentido... como si todo lo que hubiera hecho durante el día hubiese valido la pena.
 
Empecé, si no recuerdo mal, en abril de 2013 en ANAA (a ojo... ;) ) y recuerdo dos cosas que me impresionaron, mas allá de las duras imágenes de las diapositivas, o de las incomodas (pero a mi forma de ver, necesarias) verdades del curso teórico... me impresionaron el ruido y el olor. El ruido de tantas puertas, ladridos, grifos, gruñidos, pasos, carreras, voces...  y el olor penetrante de la primera vez que entras a nave.
 
Poco a poco, y siempre a base de observar y preguntar, fui aprendiendo como funcionaban las cosas, y por qué (porque todo tiene un por qué aunque a veces vayamos tan deprisa que no nos paramos a explicarlo). Fui aprendiendo ese "lenguaje ANAA" que muchos no conocemos antes de entrar, palabras como "chenil" y "guardesa" por ejemplo.
 
Mi primera noche de los deseos fue una mezcla de cansancio y satisfacción. Todo ese trabajo al fin y al cabo era para algo, ¿que menos podia hacer?
 
De ahí a cumplir mi primer año en ANAA empecé a ver muchas piezas de un puzzle, encajando poco a poco. Los perros que se van (hasta los que parece que nunca se van a ir), los que vuelven, los que vienen de primeras, los que intimidan, los que se aterran de solo verte, los que no se separan de ti si entras a verles... y claro está, lo que no son perros. Los gatos, conejos, cerditas, cierta burrita que pude cepillar en alguna ocasión y que nos tenía locos a todos... :)
 
La segunda noche de los deseos... cobraba incluso mas sentido, y quizá es cuando empecé a ver que, ese esfuerzo, realmente se hace todos los años, y no es algo puntual, es por algo que merece mucho la pena, y es hecho por gente que lleva mucho tiempo partiéndose el espinazo para sacar esto adelante... para sacar a todos esos peludos adelante.
 
De ese momento hasta aquí he ido poniendo muchas mas piezas en el puzzle. El trabajo de las guardesas, las terapias, la importancia de los diferentes grupos (adopciones, padrinos, rescates, prensa, mezclas...).
 
Volviendo a casa en el coche he recordado a Kaneila y Rey paseando, y todo ha pasado como un destello. Las charlas magistrales de Marina, Sara y Aida consiguiendo que todo quede hecho aunque estemos 4 gatos, Olga liando a alguien para bajar algún cachorro o saco de pienso a Madrid, Maria multiplicándose en la fiesta, voluntarios por todos lados, ayudando con lo que puedan y más, Vetes curando ñascos, Marta cachorro arriba, cachorro abajo. Guardesas/es metiendo al perro que no quiere entrar ni loco en el chenil... Todo eso y mucho mas ha pasado como un flash por mi cabeza, haciendo que no pueda entender un hecho aislado como es ese paseo, sin esos pequeños detalles que conforman ANAA
 
La gente arrima el hombro, para meter a un padrino si los de padrinos estamos desbordados, para viajar a Alemania si faltan conductores, o para meter la mano en una arqueta... sin saber que puede salir de ahí XD.
 
En definitiva, cada día me sorprendo más, y creo que estoy lejos de dejar de sorprenderme, de todo lo que somos capaces de hacer, lo que la gente sacrifica por hacer aquello en lo que cree y el empeño y cariño que se pone. Me enorgullece estar sábado a sábado rodeado de gente que hace tantas cosas posibles, y revienta de rabia por no llegar a lo imposible, sin dejar de intentarlo y sin desfallecer.
 
Este tipo de sentimiento me ha hecho que no me plantee en ningún momento dejar de subir a ANAA, y hacerlo una de las partes mas valiosas de mi vida. Supongo que os tocará aguantarme bastante tiempo ;)
 
Supongo que este es tan buen momento como otro cualquiera para deciros gracias, gracias a todos y cada uno por lo que hacéis, por engranar las partes de esta máquina, juntar las piezas de este puzzle, por dejarme contribuir y hacer que llegar a casa el sábado sea un momento de extrema satisfacción y lucidez, y que sea así, tan fácil, haberse acostumbrado a los ladridos :)
 
Sigue habiendo mucho trabajo que hacer, una fiesta a la vuelta de la esquina y... supongo que muchas ganas de hacerlo, ya que todos sabemos por quien lo hacemos.
 
Un saludo y gracias!, 
 
Luis Recio

__._,_.__

© Copyright 2009 ANAA. Todos los contenidos e imágenes de este site son propiedad de ANAA, para cualquier solicitud de material o contenidos escribe a web@anaaweb.org