• Español (spanish formal Internacional)
  • Deutsch (DE-CH-AT)
home Actualidad Noticias ANAA Noticias 2015 Un día con las Chanchis

Un día con las Chanchis

unnamed

 

Son las 11… y ya están en pie, esperando. ¿Nos esperan a los voluntarios? ¿o es que huelen la fruta que llevamos para ellas?. ¡Tanto da!. Mueven su cola con entusiasmo, e incluso saludan. Esa es Mahavira, la madre, que no quiere pasar inadvertida. Sería imposible, es la más grande de todas… Por otro lado están sus hijas Wei, Jaina y Ahimsa. Parecen todas iguales. Con esos hocicos y caras rechonchas tan divertidas. Wei tiene un mechón blanco, como la gremlin Rayita, pero ella es buena. A Jaina la diferenciaras por su carita redonda de pan, Ahimsa luce un estupendo tupe y Mahavira tiene una hermosa barriga que puedes acariciar hasta dejarla relajada y dormida…

Pero no es hora de siesta. Hay que prepararles la comida. Racionamos su pienso en un bol y nos disponemos a hacer ejercicio con ellas. No necesitan calentamiento. Van a seguirte cual flautista de Hamelin. Todas en fila, como en la escuela. Saben el camino. Pero un momento, Ahimsa decide salirse del grupo para llegar primero. Ya la conocemos. “No te servirá de nada llegar antes, aun falta una vuelta”. Consciente de ello vuelve a formarse y, siguiendo a su familia nos encaminamos al final de la carrera. Ya reunidas, las felicitamos y les damos su merecido premio. Y allí se quedan tranquilitas masticando.

¡Toca limpieza!. Poca y muy organizada. Estas reinas tienen sus sitios delimitados y nos facilitan la tarea. Barrer y tirar, barrer y tirar. En un abrir y cerrar de ojos ya lo tenemos hecho. Quedan bebederos y piscina. Les encanta un buen chapuzón. Y tumbarse en el agua. ¡Y a quien no con este calor!. Así que las consentimos y, tras limpiar y rellenar los bebederos para que tengan agua fresca, nos ponemos con sus piscinas. Como los socorristas mas experimentados vaciamos las mismas cambiándoles el agua para dejarlas a punto. No estaría mal mojarse un poco los pies... Pero no, aun no hemos acabado. Falta el postre. Necesitan fruta y verdura fresca, así que hacemos una cuidada selección de acelgas, melocotones, alcachofas y demás verdes que les encantan. Preparamos dos bandejas. Ahora toca postre, después cena. Entre corte y corte de alcachofa vemos una cabeza asomar… ¡Ahimsa!. ¿Cómo ha llegado allí?. Quiere su trocito de pera. Tiene que esperar y lo sabe. Nosotros también. Por eso solo le damos un pequeño adelanto. Sin embargo el resto lo ha visto. Y reclama su parte. Ya no hay marcha atrás. Nos afanamos con esa ultima bandeja y les damos su merecido premio.

Ahora toca recoger los utensilios y organizar la nave. El tiempo pasa volando, y cuando queremos darnos cuenta ya es por la tarde. Las peques están echadas la siesta. Las vemos tumbadas a la sombra. Es el momento de relajarse a su lado y disfrutar mientras se dejan acariciar. Agradecidas. Somos nosotros los que les agradecemos habernos dejado compartir su día.

Yolanda (voluntaria de ANAA)

© Copyright 2009 ANAA. Todos los contenidos e imágenes de este site son propiedad de ANAA, para cualquier solicitud de material o contenidos escribe a web@anaaweb.org