• Español (spanish formal Internacional)
  • Deutsch (DE-CH-AT)
home Actualidad Noticias ANAA Noticias 2017 Teina Adios: siempre estarás con nosotros

Teina Adios: siempre estarás con nosotros

 

teina juniopa

 

Teína era una gata maravillosa. Recuerdo que fui a ANAA a adoptar a su hermana Cafeína, cuando la vi. Era la pequeña de la camada y era muy feita. Me dio pena dejarla sola, ya que sus hermanos ya tenían familia, así que decidí llevármela también.
 
Con el tiempo se hizo una gata preciosa, esbelta, ágil, de pelaje suave y brillante. Era algo tímida, aunque se mantenía siempre cercana a mí: siempre venía donde yo estaba y ocupaba un sitio en la habitación donde poder estar conmigo sin molestar. Su presencia era constante. Cuando veía la tele a veces se acercaba a pegarse a mi lado. Por la noche, se ponía en la cabecera de la cama y me peinaba el pelo.
Le encantaba la malta, tumbarse en el respaldo de su sillón favorito para tomar el sol, o en toda la ropa amontonada. No le gustaba nada que le cepillase el pelaje. Podía cogerla en brazos y ni se resistía. Ronroneaba muy fuerte cuando la acariciaba.
 
Empezó a enfermar en el 2015. Su pelaje se volvió más hosco y hubo que afeitarla para quitarle los nudos que se le hicieron. A eso se unieron vómitos continuos. Empezamos a visitar el veterinario con frecuencia: analíticas, ecografías, medicación...y no se quejó nunca: era tan mansa, tan buena...Este año parecía que estaba mejor. Su veterinaria me decía que los riñones estaban delicados, pero no me esperaba la insuficiencia renal tan pronto.
 
El día que llegué del trabajo y vi que estaba tan sumamente apática, supe que algo iba mal. La llevé al veterinario de urgencia y se quedó ingresada con un tratamiento intensivo de suero. No regresó a casa. Tenía la creatina en 16. Con el tratamiento bajó a 14, pero estaba totalmente intoxicada. Fue muy duro verla convulsionar. Su último día estaba tan sumamente abatida que supe que no había más que hacer y que no podía dejarla sufrir. La acompañé durante todo el proceso hasta el final, no podía dejarla sola: ella era mi niña y yo la quería mucho. Fue terriblemente doloroso.
Ahora la echo mucho de menos, la veo por todas partes. Me quedan Cafeína y Ozzy, pero se siente su ausencia enormemente.
 
 
Un saludo
 
Elsa

 

 

© Copyright 2009 ANAA. Todos los contenidos e imágenes de este site son propiedad de ANAA, para cualquier solicitud de material o contenidos escribe a web@anaaweb.org