Logotipo de ANAA Educa
Logotipo de ANAA, Asociación Nacional de Amigos de los Animales

Los animales en el zoo

Leonas en la sabanaCuando vamos de excursión con el colegio, a veces los profesores nos llevan al Zoo porque piensan que es un lugar donde vamos a aprender observando a los animales. Pero si lo pensamos un poco, cuando vemos a los leones aislados en esos espacios, no se comportan como lo harían en la sabana ¿verdad? Los pobres lobos, las jirafas o los rinocerontes entre otros nos muestran sus caras tristes y pasan tiempo dormidos.

En los zoos los animales no están en libertad y por lo tanto, no nos pueden enseñar cómo viven los de su especie, como cazan, como se relacionan, como crían a sus cachorros ni nada de lo que harían si fueran libres.

Si te fijas en los aquariums sucede lo mismo. Los delfines, los leones marinos, las focas... están rodeados de cuidadores que les dan mucho cariño y que quieren lo mejor para ellos mientras están en cautividad, pero la realidad es que vivir en una piscina, por muy grande que sea, no es lo mismo que vivir en el océano.

Los elefantes africanos por ejemplo, aunque hayan sido criados en cautividad y nunca hayan estado en la sabana africana, saben por instinto que ése no es su hábitat.

En demasiados casos, los animales de los zoos acaban sufriendo enfermedades no sólo físicas sino también mentales. Vivir en un entorno que no nos corresponde no es sano y ninguna especie debería ser sometida para satisfacer nuestra curiosidad o para entretenernos.

Piensa por un momento que alguien de otro planeta con una inteligencia superior a la de la raza humana nos abdujera en una nave espacial y nos llevara con nuestra familia a otra galaxia. Imagina que nos construyeran una casa pequeña y un jardín y nos cubrieran con una vitrina para que los otros extraterrestres vinieran a visitarnos y a estudiarnos para aprender sobre nuestro comportamiento. ¿Qué te parece? ¿Crees que harías las mismas cosas? ¿Podrías correr y jugar? ¿Cómo harías amigos si estás aislado? ¿Te gustaría comer solo la comida que te dieran? ¿Echarías de menos viajar y conocer otros sitios? ¿Te pondrías triste por estar encerrado? ¿Te aburrirías?

Algunos zoos que conocemos en España se han convertido en un sitio de entretenimiento a costa de la cautividad y la tristeza de animales salvajes. Los científicos llevan años explicando que los zoos no sirven para que los niños aprendan cosas sobre los animales ni tampoco para que se investigue con ellos.

Los animales salvajes deben permanecer en libertad. Ellos no quieren que los visitemos en los zoos porque allí no pueden ser ellos mismos. Lo que quieren es ser libres y enseñarnos sus costumbres y su forma de vida desde su propio hábitat, sin que nadie les saque de su casa y los envuelva en una vitrina.

Existen muchas formas de conocer a los animales y admirar su grandeza sin someterlos.

Aprendamos a observarlos sin interferir en sus vidas.

© Copyright 2009 ANAA. Todos los contenidos e imágenes de este site son propiedad de ANAA, para cualquier solicitud de material o contenidos escribe a web@anaaweb.org