A vueltas con Fino

A vueltas con Fino

Fino no ha tenido una infancia fácil. Fue arrojado por la valla de una protectora junto con su familia, cuando contaba con apenas un mes. Allí les cuidaron y buscaron un nuevo hogar. Era un bonito cachorrete canela, de cara feliz, que no tardó mucho en encontrar familia. Poco duro su alegría, a los tres meses fue devuelto por motivos personales.

Pero este alma canina de corazón valiente no perdió sus ganas de jugar, de vivir y seguía siendo un cachorro muy llamativo. Tanto, que al poco enamoró a otra familia. La misma que lo devolvió al mes aludiendo que se habían precipitado al tomar la decisión.

Fino no entendía nada. ¿Por qué volvía a la protectora? ¿Dónde estaba su casa? ¿Qué fue de la gente que le paseaba y cuidaba? ¿No iba a ser para siempre? ¿Habían vuelto a abandonarle?

Comenzó a desarrollar APS (ansiedad por separación), los cuidados y cariño que le dábamos en la protectora no eran suficientes. Había pasado por mucho a su corta edad y necesitaba un hogar donde pudieran dedicarle tiempo y mostrarle el significado de la palabra compromiso.

Porque un animal es un compromiso, de por vida. Te comprometes a cuidarle, a informarte de todo lo que necesitará; te comprometes a respetarle, el animal será siempre dependiente de ti. Y tienes que tener muy claro que no es un bonito peluche tras un cristal. Es tu familia.

Un día llegó a ANAA una pareja en busca de un perro. La historia de Fino les tocó el corazón y le adoptaron. Hoy es feliz. Ha superado su APS gracias a la constancia y amor que le da su nueva familia. Juega con sus amigos perrunos en el parque y sestea largamente en el sofá acompañado de su familia. Ha recuperado esa sonrisa cachorra que a tantos enamoró y es otro ejemplo de superación animal.

Se responsable, adopta, no abandones, comprométete, salva dos vidas.

3 Comentarios
  • Pilar Gutierrez
    Publicado a las 23:16h, 12 septiembre Responder

    Me parece indescriptible las gestiones y labores que realizáis con los peludos.
    Yo tengo uno recogido de un pueblo de Badajoz q estaba en unas condiciones penosas en todos los sentidos (física y emocionalmente.
    Nos ha costado mucho sacarle adelante y aun así sigue teniendo algún trauma q se nos escapa porque no sabemos cuáles han sido sus vivencias hasta q yo me lo encontré pero desde luego nada bueno y por poner un ejemplo puedo decir q tiene el cuerpo lleno de perdigones y eso es solo una de las cosas. Lleva ya con nosotros 5 años y medio y a pesar d todos Lis problemas q hemos tenido y alguno q seguimos teniendo con el, solo deseamos q el tiempo q viva con nosotros esté tranquilo y feliz de saber q ya nadie le va a hacer daño, primero nos lo tendrían q hacer a nosotros.. Es un perro querido y cuidado como se merece, como uno más de la familia.

  • Adriana
    Publicado a las 00:39h, 13 septiembre Responder

    Ahora Fino es Otto! Es parte de nuestra familia, uno más. Al principio fue muy duro pero con mucho esfuerzo y trabajo lo logramos! Os agradecemos también los consejos y atención que recibimos por parte de los educadores de ANAA. Gracias por ayudarnos a encontrar a Otto!!

  • Gustavo
    Publicado a las 19:08h, 13 septiembre Responder

    Gracias, Adriana! Un abrazo a Otto!

Deja un comentario