Centro Veterinario ANAA: Cuidado con las espigas

Centro Veterinario ANAA: Cuidado con las espigas

Las espigas suelen clavarse entre los dedos o en las almohadillas lo que hará que nuestro peque cojee y/o se chupe las patas. Si eso sucede puede ser una pista para que volvamos a revisar por si hay alguna espiga que se nos haya podido pasar.

  • Si vemos la espiga entre los dedos o en la almohadilla (estará superficial) podemos quitarla con unas pinzas para evitar que se rompa. A continuación lavaremos la zona con agua y jabón y trataremos de evitar que se chupe la zona para que no se infecte o se inflame la zona. Si disponemos de algún spray o pomada calmante apta para perros, podemos aplicarla en la zona afectada.
  • Si no vemos la espiga o se nos ha roto al intentar extraerla, se puede producir lo que se conoce como granuloma por cuerpo extraño: la zona se inflama, puede infectarse y llegar a supurar. Es el momento de llevar a nuestro amigo al veterinario.
  • A veces las espigas se clavan en otros sitios como ojos, nariz u oídos. En estos casos, SIEMPRE, llevaremos a nuestro perro al veterinario para que la extraiga de manera segura. NO debemos intentar sacarlas nosotros porque podríamos empeorar la situación.
  • Si la espiga se mete en el ojo producirá un gran dolor e inflamación. Puede llegar a producir una úlcera y hay que tratarlo con rapidez para evitar que nuestro amigo pierda la visión.
  • Si empieza a estornudar sin parar e incluso sangra por la nariz, podemos pensar que la espiga se ha alojado en la nariz. Empezará a darse en el hocico con la pata, de forma constante para intentar sacarla. En algunas ocasiones, con la fuerza de algún estornudo, la espiga será expulsada, pero si no ocurre, debemos acudir urgentemente a nuestro veterinario.
  • Y si la pesada espiga ha entrado en el oído, nuestro perro sentirá un dolor muy fuerte que hará que sacuda la cabeza continuamente y la ladeará para el lado en el que siente dolor. Es como si tuviese una otitis. Si la espiga se desplaza por el oído y llega al tímpano, puede producir una perforación. En este caso, también debemos acudir a nuestro veterinario, urgentemente.

Si te surge cualquier duda o pregunta, no dejes de llamarnos al 91 028 29 62 o escríbenos a cvanaa@anaaweb.org.

¡Recuerda que el 100% de los beneficios del Centro Veterinario ANAA se destina a la Protección Animal!

No Comments

Post A Comment