Terrible historia con final feliz

Anaga

Terrible historia con final feliz

Anaga procede de un criadero ilegal en el que vivían 544 perros en malísimas condiciones higiénico-sanitarias, en jaulas diminutas y sin una pizca de bienestar animal. Los “criadores” no tenían licencia, los animales no estaban identificados, había un recinto con cenizas y restos de animales… En fin, una noticia terrible que nos removió a todos y en la que tuvimos que intervenir muchas protectoras para poder rescatar a todos los animales y darles una vida digna.

Cuando compras un cachorrito monísimo puede que lo que haya detrás sea todo esto; madres condenadas a vivir entre sus propias heces, sin salir de una jaula en toda su vida y pariendo sin parar. Mientras tú pagas a “personas” como ellos y mantienes un negocio así, miles y miles de animales esperan en los Centros de Adopciones una segunda oportunidad. Algo no va bien.

Antes de continuar queremos hacer un inciso sobre los perros mini. Cuando salió la noticia de este criadero todo el mundo quería adoptar a uno de estos peques… Pero ellos también son perros y tienen las mismas necesidades básicas que, por ejemplo, un mastín.
A veces les tratamos como si fuesen peluches, sin respetarlos ni escucharlos. ¿Cuántas veces has oído la frase “es que son los peores” o “tienen muy mala leche”? Pero, ¿te has parado a imaginar cómo es su vida por el hecho de ser pequeños?

Viven en un mundo de gigantes, normalmente no pueden pasear a su ritmo normal y, a veces, ni siquiera pisan el suelo de la calle. De vez en cuando salen volando por los aires o son arrastrados por un tirón de correa, cuando menos lo esperan.
Para colmo, si muestran señales de incomodidad y se comunican, por ejemplo gruñendo, o incluso si llegan a su límite y muerden, parece algo gracioso… Hay miles de vídeos virales en redes sociales que muestran cómo perros pequeños se están comunicando y usando todos los medios que conocen para pedir espacio o defenderse, pero en cambio son ninguneados y burlados, sin pensar en cómo se pueden sentir.

Tras este inciso, que esperamos que os haga reflexionar, os contamos por fin el gran final feliz de Anaga.

Llegó a ANAA con mucho mucho miedo, pero por suerte al poquito tiempo de ser rescatado una familia alemana quiso darle la oportunidad de vivir feliz y sin temores, y desde agosto de 2020 están juntos. Hoy su familia nos cuenta un poquito cómo les está yendo después de este tiempo:

Ciertamente ha pasado tiempo desde que tuvimos una incorporación a la familia, en agosto de 2020. Estos son tiempos realmente locos y por lo tanto, estamos aún más agradecidos de que esta gran nariz con piel haya completado nuestra familia. Anaga pasó a llamarse Sancho por nosotros. Después de mucha paciencia, nervios y amor, este perro delicado y muy tímido se ha convertido en un fantástico compañero.

En general, sigue mostrando su confianza en nosotros. Lo que sea que le pasó entonces en España, le dejó una profunda huella.

Somos muy afortunados de tenerlo entre nosotros!!! Un gran compañero. El sábado nos vamos de vacaciones al Mar del Norte.”


Muchísimas gracias a esta gran familia por elegir adoptar y salvar vidas y, además, con tanta entrega, paciencia y amor. Anaga ha tenido mucha suerte con vosotros y os deseamos toda la felicidad para siempre.

Si quieres sumar un miembro más a tu familia y crear una bella historia, escríbenos al correo anaa@anaaweb.org y te presentaremos a todos los peludines que esperan en nuestro Centro de Adopción. La mayoría son de tamaño mediano o grande porque los pequeñitos suelen ser adoptados muy rápidamente, pero nosotros creemos que el tamaño no importa, solo importa todo el amor que necesitan y que vas a recibir tú también.

Síguenos en las redes sociales para ver más finales felices, animales en adopción, noticias y mucho más:
Instagram:  asociacion_anaa
Facebook: @asociacionANAA
Twitter: @asociacion_anaa

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.