Los peligros de la pirotecnia

Los peligros de la pirotecnia

Aunque las Navidades del 2020 van a ser bastante anómalas, hay algunas cosas que seguramente no van a desaparecer, y entre ellas, los petardos.

 

Cada año se llevan a cabo diferentes campañas de concienciación sobre este problema, ya que además de influir en los animales de manera muy negativa, puede afectar a ciertos sectores de la población como ancianos, personas con autismo o epilepsia. Es comprensible que resulte divertido encender cohetes, pero teniendo en cuenta el daño que pueden causar a nuestro alrededor, lo mejor es encontrar otra alternativa.

 

Esta explosión inesperada de ruido, acompañada normalmente por sensaciones olfativas, puede causar taquicardias, ataques de pánico, temblores, ansiedad… Para paliar estos efectos tan negativos, te traemos algunos consejos:

 

  • No dejes solo a tu compañero de cuatro patas.
  • Procura mantener la calma para trasmitirle tranquilidad, seamos parte de la solución, no del problema.
  • Utiliza otras fuentes de ruido que puedan amortiguar las detonaciones. Por ejemplo la televisión o la radio.
  • Trabaja con tu peludo un lugar seguro. Para algunos funciona su transportín, una cama cubierta o una habitación tranquila.
  • Puedes recurrir a productos que te aconseje tu veterinario, a la ropa “calmante” (funciona por la presión), a un premio de larga duración…
  • Pide consejo a un educador canino.
  • Trata de entablar diálogo con tu vecindario. Muchas de las personas que provocarán todo ese ruido no son conscientes de las verdaderas consecuencias. Intentemos llevar a cabo una labor de concienciación.

 

Pero además de todos esos consejos, queremos hacer hincapié en la necesidad de EXTREMAR LAS PRECAUCIONES durante estas fechas. Cada año recibimos un gran número de avisos de perros desaparecidos. Durante el paseo se ven sorprendidos por los petardos y huyen buscando refugio. Esto puede ocurrir incluso estando atados, ya que un tirón brusco de la correa puede hacer que escapen y terminen desorientados y perdidos. Por ese motivo, debemos llevar siempre a nuestro compañero correctamente identificado, atado y a ser posible con un sistema seguro: doble correa, arnés y collar, chapa con los datos…

 

Los perros tienen un oído tremendamente desarrollado y los ruidos de la pirotecnia pueden asustarles muchísimo. Un perro que está sufriendo pánico por esta situación puede escapar de casa, salir corriendo y terminar en la carretera… Por eso debemos tratar de anticiparnos y evitar consecuencias terribles.

No Comments

Post A Comment