Los pollitos de Barajas, un agradecimiento

pollitos de barajas

Los pollitos de Barajas, un agradecimiento

¿Recodáis a los pollitos abandonados en la T4 del aeropuerto de Barajas?. Muchas personas ayudaron a rescatarlos y posteriormente cuidarlos. Hoy os contamos cómo están los supervivientes.

El pasado octubre, más de 20.000 pollitos fueron abandonados en el aeropuerto de Barajas. Debido a la lluvia sus cajas de transporte se habían mojado y el destinatario “rechazó la mercancía”. La empresa del envío tampoco se hizo cargo. Pasados tres días sin atención alguna, los supervivientes no llegaban a 3000.

Protectoras y particulares acogieron a estos polluelos tratando de salvarles la vida. Una caja de cartón, calefacción continua, alimentación controlada. Muchos no lo lograron. La raza Broiler, de la que son estos pollos, esta modificada genéticamente para engordar rápido y ser sacrificados a los 40 días de edad. Tendrán que enfrentar problemas de obesidad, corazón, respiración y artritis. La esperanza de vida de un pollo no alterado podría llegar a ser de 15 años. Ellos vivirán entre seis meses y tres años.

En ANAA estamos manteniéndolos a dieta y controlándolos para hacer su vida lo mejor posible. Conviven junto con otros animales y hemos de decir que son sociables, tranquilos y desde luego divertidos. Pasan las mañanas al sol picoteando en busca de comida y después se echan largas siestas sobre la paja o el lomo de alguno de sus compañeros animales. Les gustan los mimos, perseguirnos y juguetear con los cordones de las botas. Han aprendido sus horas de comidas y se reúnen todos en corral cuando les llevamos su pienso o verduras. Por la noche, duermen juntos dándose calor entre ellos.

Muchas gracias a todos los que han salvado sus vidas. Ayudemos siempre a los animales.

1 Comment
  • ANGEL MARTINEZ
    Posted at 23:44h, 31 enero Responder

    Esa actuación constituye un gesto magnífico..
    Mi más profundo agradecimiento a ANAA que hizo todo lo posible
    en circunstancias muy dramáticas frente a la egoísta indiferencia
    de los “intereses puramente comerciales”…

Post A Comment