• Español (spanish formal Internacional)
  • Deutsch (DE-CH-AT)
home Actualidad Noticias ANAA Noticias 2012 Narco (Orco) nos ha dejado. Nunca te olvidaremos¡¡¡

Narco (Orco) nos ha dejado. Nunca te olvidaremos¡¡¡

b04 191                       

Narco (Orco para todos nosotros) se ha ido.

Nos ha dejado, pero nunca le olvidaremos.

Su mami nos manda unas letras:

"Soy la mamá de Orco (Narco). Aquí os mando el mail que nunca os he querido mandar, pero os habeis portado todos y cada uno de vosotros tan bien con Orco que con un mar de lágrimas en los ojos os escribo... Orco ya no está en casa conmigo... Me vigila desde el cielo. Ha tenido de todo en su vida. Un desgraciado que no merece la pena ni que se le nombre, una gente estupenda después que luchó y peleó por él para que saliera adelante y encontrara a alguien que le cuidara y le quisiera, y aquí aparezco yo. No me habeis dado un perro cualquiera, me habeis dado el mejor perro que estuvo en la faz de la tierra... Un perro que fue mi bote salvavidas y que yo fui su bote salvavidas. 5 años y algo de la más pura amistad y amor llevado al extremo. El animal más fiel y cariñoso que he conocido jamás. Tenía muchos problemas de salud, pero siempre estaba contento y dispuesto a jugar y recibir mimos. Siempre moviendo el rabito cuando llegabas a casa y te daba la bienvenida y siempre enfadado cuando teníamos que salir para ir a trabajar. Durmiendo siempre conmigo en la habitación, haga frío o calor, haciendo compañía a mi madre, su abuela, que era verla y volverse loco de contento de lo mucho que la quiere. Y siempre mirándote con esos preciosos ojos color marrón como si guardara un secreto contigo. La más pura bondad y lealtad. Siempre con una pelota en la boca en su momento felicidad, y jugando con nosotras casi a diario; al principio corriendo por todos los sitios, cuando ya no caminaba bien desde su colchón. Siempre tumbadito a nuestros pies cuando el día no había sido bueno dándonos lametazos sabiendo que así nos sacaba una sonrisa. La sonrisa se ha cambiado ahora por una tristeza eterna. Nos falta la alegría de la casa, mi niño, el nieto de mi madre... Los colchones están vacíos y nuestros corazónes rotos no paran de llorar... Ayer estábamos en una comida en Rivas en un jardín, Orco disfrutando a tope. De repente le pasó algo que la pasó por la mañana, empezó a medio ahogarse... El animalillo muy angustiado venía a buscarnos, como pidiendo ayuda. Pero tan noble como siempre, moviendo el rabito... Lo cogimos de inmediato y a toda velocidad lo llevamos al hospital... Creíamos que se nos ahogaba por el camino. Le hicieron una radiografía y vieron que el pulmón tenía una fibrosis pulmonar bestial, que se tenía que quedar ingresado, pero que lo más seguro era que le diera otro ataque por la noche y le tuvieran que intubar y ventilar hasta que yo podiera llegar a despedirme de él... Con todo el dolor de mi alma cumplí la promesa que le hice a Orco: que conmigo no iba a sufrir ni tener dolor. El veterinario me dijo que lo mejor era eso, porque la sensación de ahogo es horrorosa... Así que arrepintiéndome ahora y toda mi vida tomé la decisión más dolorosa, pero creo que la más noble para mi niño... Verle sufrir me mataba y ver cómo me miraba como pidiéndome que le diera aire era como si yo no pudiera respirar. Se ganó durante toda la vida el tener un final sin dolor, rodeado por mí y mi madre, acariciándole hasta el final, dándole besos y agradeciéndole lo felices que nos ha hecho. Ahora nos queda seguir adelante. Le tenemos muy presente, y en unos días volverá a casa con nosotras para toda la vida, porque le he incinerado y va a volver conmigo y con sus hermanitos gatunos que ya le esperan desde el cielo... Quería daros las gracias por todo. A todos. Porque sin vosotros mi vida de los últimos cinco años no habría sido tan felíz, porque le disteis una oportunidad a un perro qua a gritos pedía seguir con vida, a Tamara que la quiso con locura por todo lo que hizo por él y se lo llevó por media España para que Orco corriera libre hasta encontrar a su familia definitiva, a Regina que supo hablar "perruno" con él, para que se sintiera mejor, a todos y cada uno de vosotros que cada vez que lo he llevado a ANAA he podido leer en vuestros ojos todo lo bueno que habeis hecho por él, lo muchísimo que le queriais y lo feliz que estais al ver que el animalillo había encontrado a su media naranja que daría la vida por él siempre y en cada momento. Ha sido un perro especial, el más querido y amado. Cualquiera que lo conocía decía tres palabras de él: guapo, luchador y bueno. Y abundaba en las tres categorías, sí señor. Muchísimas gracias por todo. Iré a veros pronto y os daré cositas que tengo aquí. Os mando muchos besos y estoy segura que Orco os manda infinitos lametones desde el cielo. Gracias por todo una vez más: ELENA y ORCO."

 

 

© Copyright 2009 ANAA. Todos los contenidos e imágenes de este site son propiedad de ANAA, para cualquier solicitud de material o contenidos escribe a web@anaaweb.org