Finales felices

Fino no ha tenido una infancia fácil. Fue arrojado por la valla de una protectora junto con su familia, cuando contaba con apenas un mes. Allí les cuidaron y buscaron un nuevo hogar. Era un bonito cachorrete canela, de cara feliz, que no tardó mucho...